Consejos clave para la limpieza de la almohada

 

Sí, la almohada también se puede lavar. Es un complemento que solemos pasar por alto, ya que por lo general lavamos la funda, pero no la almohada en sí.  No hace falta lavarla tanto como lavamos las sábanas, pero sí es importante que lo hagamos de vez en cuando ya que dormimos sobre ella todos los días, sudamos, dejamos la grasa del cabello…etc. Esto hace que puedan aparecer ácaros o microbios. Es probable que incluso cojan un color amarillento.

Nuestra recomendación es que la lavemos dos o tres veces al año.

 

¿Cómo podemos lavar la almohada?

Aunque puede parecer algo complicado es tan sencillo como seguir las instrucciones que marca el fabricante sobre el lavado en la etiqueta.

Las almohadas de fibra necesitan el mismo programa que las fundas: a 40º y en un programa de prendas delicadas. Es importante que centrifugues a bajas revoluciones.

Después lo mejor es secarla al aire libre y en posición plana. Deberemos cerciorarnos de que se han secado por completo.

En el caso de que no se pueda lavar a máquina, podemos hacerlo a mano. Para ello, llena un recipiente con agua fría y un poco de detergente suave, si puede ser para prendas delicadas mejor.  Lávala sin frotar y sin sumergirla demasiado tiempo en agua. Aclárala con abundante agua fría y tal y como indicábamos anteriormente déjala secar al aire libre y en posición plana.

 

Esperamos que os sirvan estas instrucciones para que podáis mantener la higiene de vuestras almohadas sin miedo a estropearlas.

Noticias relacionadas

Deja un comentario