Duerme poco y engordarás

A lo largo de estos días tan señalados de fiesta, la comida es un protagonista principal. O bien por la comida de Navidad del trabajo, o bien por la cena de Navidad con los compañeros de clase o bien por los días tradicionales fijados para la familia.

 

Te aconsejamos dos cosas, en primer lugar, que sepas que son días para estar prevenidos puesto que un incremento tan desproporcionado en la ingesta de comida nos hace ganar kilos de más; y a las personas con problemas para conciliar el sueño, las digestiones malas pueden convertirse en el peor de los compañeros cuando decidan abrir la cama. Comer poco es dormir mucho normalmente.

 

En segundo lugar, queremos prevenirte de la necesidad de descansar para comenzar con la operación bikini. ¿Cómo es posible? Puesto que existe una relación definitiva entre metabolismo y sueño. Lo que comemos, la dieta, son las calorías entrantes en el organismo; nuestra actividad diaria, trabajo y deporte, son las calorías salientes; el tercer componente es el metabolismo, es decir, cómo de rápido o lento las quemamos. Aquellos que tienen un metabolismo alto, queman más calorías.

 

Hace unos años, una investigación presentada en Harvard, demostró una reducción del 8% en la capacidad de quemar calorías a unos voluntarios a los que se les alteró el sueño. Los que menos y peor durmieron, vieron alterado su metabolismo y por tanto quemaban menos grasas haciendo la misma actividad que los que sí descansaban regularmente.  Esto significa, teniendo la misma actividad física, un aumento de peso de cinco kilos y medio al año. Es decir, casi medio kilo al mes.

 

Por tanto, te recomendamos estas Navidades que para adelgazar vigiles el sueño y para descansar observes tus comidas. Parece que debe ser al revés, pero la ciencia ha demostrado que son vasos comunicantes que desembocan en el mismo lugar: nuestra salud. shutterstock_191780315

Noticias relacionadas

Deja un comentario