Entrevista a Teresa Perales: «Estoy viviendo una locura preciosa»

En medio de una vorágine de merecido reconocimiento público, Teresa Perales, ganadora de 22 medallas paralímpicas y flamante pregonera de las fiestas que estos días vive Zaragoza, nos cuenta sus impresiones en este momento álgido de su carrera, sus proyectos y sus hábitos de entrenamiento y descanso.

Relax, en su compromiso de apoyo al deporte y como colaborador del programa Global Sport Elite, ha querido estar junto a la aragonesa, que ya es una leyenda en el mundo del deporte y todo un ejemplo de superación.

¿Cómo estás viviendo esta experiencia tras tu exitosa participación en las Paraolimpiadas de Londres?
Muy sorprendida, porque siento que no he hecho nada diferente de otras veces: he ido, he intentado ganar y he vuelto. No sé si ha sido porque es la primera vez en la historia que equiparan unas medallas a otras, y que salimos tanto en los medios de comunicación… No lo sé, pero es una locura, estoy viviendo una locura preciosa, ¡ahora no puedo andar tranquila por la calle! (se ríe).

Tanto por tu biografía personal como por tu palmarés deportivo te has convertido en todo un ejemplo de superación a nivel internacional.
No, no creo que sea ejemplo para nadie. Vivo mi vida como se vivirla, como me gusta vivirla. Cada uno tenemos nuestros día a día y tratamos de hacerlo lo mejor que podemos. Quizá en mi caso, partimos de un presupuesto que lo tenemos… ¡un poco más jorobao! –bromea-, lo tengo un poco más difícil a la hora de vestirme, salir de casa, aparcar, etc. Pero eso no creo que signifique ser un ejemplo, es simplemente mi vida y trato de vivirla lo mejor que puedo.

En temporadas de tu vida has tenido rutinas muy duras, como levantarte a las cinco de la mañana para entrenar
¡Incluso hasta las 4 he llegado a levantarme…!

Pero hay que descansar
Sí, por supuesto. De hecho, creo que en el deporte nos centramos en cuestiones como la parte técnica, la nutrición, etc. pero creo que hay dos batallas olvidadas: qué se puede hacer para sacar lo mejor de uno mismo en los entrenamiento y en la competición, y me refiero al entrenamiento y la preparación mental; y qué se puede hacer para descansar mejor. Es muy importante descansar horas, ser capaz poder dormir más de ocho horas al día, aunque eso es prácticamente imposible cuando tienes una dinámica de vida como la mía al menos.

Tu cuerpo genera muchas sustancias químicas, unas te activan y otras que te aplatanan. Hay veces que intentas dormir y es imposible, influye también si hace poco que dejaste de entrenar antes de dormir, si estás demasiado cansado… Hay que dormir suficiente y además tener calidad del sueño y, para eso, es importante tener un buen sitio donde dormir.

Tu descansas en un colchón Styra de Relax.
He notado mucha diferencia desde que lo uso. Me gusta su sensación de amorosidad, de que te acoge, en invierno no paso frío, en verano no paso calor, y no genera efecto de memoria cada vez que me giro… Pero sobre todo, me respeta la posición de los hombros, algo que para los nadadores es muy importante, que no caiga todo mi cuerpo a plomo encima del hombro y termine levantándome con el brazo dormido.

¿Cómo es un día de Teresa Perales cuando entrena a pleno rendimiento? ¿Cómo repartes tu tiempo entre trabajo, familia y descanso?
Bueno, es muy complicado. Me levanto en torno a las siete de la mañana, visto a mi hijo, lo llevo a la guardería y me voy a entrenar hasta las cinco de la tarde que vuelvo a recogerlo a la guardería. Entreno siete días a la semana, y en esas horas tengo dos entrenamientos de agua y unos de gimnasio de lunes a domingo.

Recuérdanos cómo viviste esos 100 metros libres que te dieron el oro en Londres.
Esa prueba la gané con la cabeza, mi cuerpo realmente no estaba ya para ganar. Llevaba ocho pruebas en mi cuerpo, el día anterior había nadado tres veces, en dos de ellas había hecho mi mejor marca personal, récord de España. Y al día siguiente, tenía que nadar para la eliminatoria y final. Estaba muerta. Los hombros me quemaban. Por la mañana, me encontraba fatal, me fui disgustada de la prueba. Comí temprano, y el mediodía lo emplee entero en estar tumbada visualizando la prueba, viéndome cómo me cambiaba, cómo me metía a la piscina, cómo nadaba, cómo ganaba… Todo. Me di cuenta de que iba a ser capaz de ganar cuando estando tumbada fui capaz de poner el corazón a unas 170 pulsaciones, de puro nervio. Fue la cabeza la que me hizo recrear lo que había visualizado y se diferenció en muy poquito en lo que luego pasó.

Eres deportista de élite, pero también madre, esposa, has trabajado en política, das conferencias, trabajas con colectivos de discapacitados… Cuando pase el tiempo ¿Cómo te gustaría que te recordaran?
Como una mujer comprometida, porque ahí entra todo. Entra el deporte, el compromiso personal hacia mi país, la selección, y con todas las cosas que hago, con mi trabajo… Me siento comprometida con la vida. Necesito vivir y necesito aprovechar cada segundo. Hago todo lo que creo que tengo que hacer, trabajo mucho, tengo a mi hijo porque quise tenerlo, y es lo más maravilloso que me ha pasado, ésa es mi mejor medalla.

¿Cuáles son tus proyectos futuros?
Empezar a entrenar para preparar los mundiales de Canadá, y seguir trabajando en mis conferencias y en el trabajo de entrenamiento mental para deportistas, que es a lo que ahora me dedico.

Noticias relacionadas