La importancia de la sonrisa en nuestra felicidad

¿Cómo puede algo tan simple como una sonrisa ser importante para nuestra felicidad? Ese es el misterio que rodea a la sonrisa y que se intenta explicar mediante la realización de algunos estudios y publicaciones, como el reciente libro de Ron Gutman «El poder oculto de la sonrisa«.

Desde la sonrisa de un niño a la sonrisa de un vendedor de coches​​, las sonrisas son utilizadas a diario para transmitir una enorme variedad y profundidad de emociones. La sonrisa también tiene significados muy variados en las diferentes culturas del mundo, pero ¿por qué es tan importante sonreir?.

La sonrisa es algo que forma parte de nuestra naturaleza como humanos, ya que somos la única especie que sonríe y lo hacemos desde el nacimiento. Tiene un gran impacto en cómo nos sentimos, porque nuestra sonrisa activa los receptores del placer biológico y en cómo los demás ven y nos perciben. Además, la sonrisa es importante porque es natural, siempre está disponible y es fácil de lograr.

Fue a a mediados del siglo XIX, cuando el neurólogo francés Guillaume Duchenne investigó y catalogó los diferentes tipos de expresiones faciales, entre ellas la sonrisa. Para él, la verdadera sonrisa es la que llega de forma espontánea y refleja un momento de felicidad insconsciente. Duchenne también inspiró a Charles Darwin a realizar una investigación sobre las sonrisas con sus propios hijos, que le llevó a escribir una teoría que señalaba que la expresión facial intensificaba las emociones y la supresión de ésta disminuía la respuesta emocional.

Pero ¿ha de ser sincera una sonrisa para resultar efectiva? Las sonrisas son muy eficaces en la activación de los mecanismos de recompensa del cerebro, por lo que aunque la sonrisa no sea real, es decir la llamada «sonrisa social» puede ser una herramienta eficaz en la comunicación, sin embargo, no ofrece los efectos beneficiosos de las sonrisas genuinas.

Las sonrisas auténticas nos hacen sentir bien en el interior y hacen que los demás a nuestro alrededor sonrían. Nos hacen parecer, no sólo agradables a los ojos de los demás, sino también más competentes.

Otra cosa buena sobre las sonrisas es que estamos programados para detectar las sonrisas que son verdaderas y las que no lo son. Sabemos que podemos confiar en las sonrisas que son naturales y reales, pero no tenemos los mismos sentimientos con sonrisas falsas. En conclusión, sonríe mucho en tu día a día y que sea de corazón.

Noticias relacionadas