Las cuatro mejores posturas para dormir bien

Todo influye a la hora de dormir; la ingesta de alcohol, las cenas pesadas, las altas temperaturas en nuestra habitación… son las más conocidas, pero la causa que más influye son las posiciones corporales que adoptamos mientras dormimos.

A continuación os detallamos algunas de las posturas más correctas para no levantarse al día siguiente con dolores en la espalda, cuello…pero sin olvidarte de mantener tu equipo de descanso en perfectas condiciones.

Dormir como un tronco, es decir, boca arriba y con los brazos cerca del cuerpo. Es una postura estable y si además, tienes problemas de respiración, ésta es tu postura ideal.
Acuérdate de colocarte una almohada debajo de las rodillas para descansar la zona lumbar.

De lado, mejor si es apoyado en tu lado derecho, ya que facilita la digestión, además de evitar dificultades respiratorias, porque el cuello no soporta ninguna presión. No te olvides de dormir con una almohada adecuada para mantener tu espalda recta, ya que si es muy alta hace el efecto contrario y puedes sufrir contracturas cervicales.

Posición fetal, recostado de lado con las piernas y manos flexionadas hacia el vientre, es una postura muy natural y la columna vertebral sufre menos al estar más recta y sin tensiones.

Es un postura llena de confort.

– Recostado de lado, con las manos delante de la cara. A esta postura le sumamos los beneficios de dormir de lado pero sin calambres en las extremidades superiores, ya que colocamos las manos sobre la almohada.

– Si estás embarazada, duerme sobre el lado izquierdo porque si lo haces sobre el derecho, hace que llegue menos oxígeno al feto, porque la vena cava inferior sea obstruida.

Próximo post:

¡Sé el protagonista!
Déjanos un comentario en este post, describiendo qué postura/s utilizas para dormir, y te contaremos los beneficios y cómo es tu personalidad. Utiliza el hashtag #posturaRelax para Twitter.

19/07/2013