¿Por qué tenemos espasmos al dormir?

Muchos de nosotros al dormir sufrimos espasmos involuntarios, las piernas generalmente o los brazos son protagonistas de movimientos enérgicos y repentinos que se producen en los primeros instantes del sueño o justo cuando vamos a conciliarlo.

A estas reacciones se les denomina impulsos hipnóticos o espasmos hipnóticos y los tienen casi el 70% de las personas. ¿Por qué se producen, a qué se deben, son peligrosos?

Existen diferentes teorías acerca de este fenómeno y que nadie se preocupe, que es algo absolutamente normal en cualquiera de los casos. Algunos científicos piensan que las causas de estos espasmos al dormir pueden deberse a diferentes factores como la privación del sueño, ansiedad, angustia, fatiga o incluso el consumo en exceso de cafeína los que pueden hacer que se intensifique la frecuencia de estos temblores. Para mejorar esta situación, también hay algunos estudios que demuestran que una pequeña siesta cada día puede ayudar a reducir el estrés.

También se dice que estos espasmos a la hora de conciliar el sueño se deben a la preparación motriz de nuestro cuerpo para los cambios que se experimentan durante el sueño. Todas las funciones de nuestro cuerpo se ralentizan en una especie de limbo psicomotriz. En esta caída progresiva de las constantes vitales, nuestro cerebro, para asegurarse de ser sueño y no algo peligroso, manda reacciones eléctricas a nuestras extremidades. De esta manera se asegura que sólo estamos durmiendo. Es un mecanismo de defensa, no nos estamos muriendo, sólo dormimos.

En otras ocasiones, estos movimientos que pueden despertarnos son reacciones a sueños en los que caemos al vacío. El cerebro cree que caemos y manda al cuerpo reaccionar.

Incluso hay teorías científicas que explican que son vestigios de nuestros antecesores que dormían en los árboles, y que al sentir una reacción de caída, el cerebro despertaba al cuerpo para volver a recolocarse en las ramas y evitar la caída. Es decir, otro mecanismo de supervivencia de nuestro cerebro.

Por otra parte, los temblores al dormir también se pueden deber a reacciones a un estímulo externo como un ruido o una luz que se enciende. Además, aquí se pueden producir pequeñas alucinaciones, como la citada anteriormente sensación de caída.

No hay que preocuparse, tener espasmos hipnóticos es lo más natural del mundo. Eso sí, una de las soluciones para mitigar la situación será mejorar la calidad de tu descanso, siguiendo una serie de consejos para conciliar el sueño basados en buena alimentación, buenos equipos de descanso o el cuidado del cuerpo.

Noticias relacionadas

Deja un comentario