Una almohada para viaje, siempre en el equipaje

 

Probablemente mañana seas uno de los millones de españoles que se marchan de puente y desde aquí sólo queremos una cosa, que lo hagas con salud. A los viajes en tren, avión o coche hay que acostumbrarse a añadirles una compañera de viaje que cada vez vemos más: la almohada.

 

Muchos de nosotros terminamos “muy cansados” o “agotados” del propio viaje. “Viajar cansa mucho”. Si eso te ocurre con asiduidad, es muy posible que tu postura corporal no sea la correcta. La higiene postural es desde hace pocos años uno de los secretos que sustenta el entramado del ritmo de vida que llevamos.

 

Esta higiene parte con un mandamiento inquebrantable, acostúmbrate a sentarte bien, algo que nos repetían en el colegio y que evita dos cosas: malformaciones en la espalda y dolores. Algunos consejos básicos que te recomendamos:

 

1.- Dos ángulos rectos de 90 grados (el de tu cadera y el de tus rodillas) deben de ser el punto de partida.

 

2. Olvídate de la rigidez. Estar con la columna recta no significa que tengas que estar en tensión, ni rígido. Te agotará más.

 

4.- Levántate de vez en cuando si puedes y estira las piernas, desentumece los músculos.

 

5.- ¡Busca una buena almohada! Que te permita alinear correctamente la columna vertebral, la cabeza y el propio cuello. Una buena almohada favorece la relajación de los músculos de la zona y no sólo eso, mejora tu respiración.

 

Si a una correcta higiene postural, relajación muscular y mejora de la respiración le sumamos que una almohada de viaje nos ayuda a conciliar el sueño, es muy probable que esos viajes “agotadores”, se transformen en sueños reparadores y momentos de descanso para afrontar la reunión importante de unas horas más tarde con otra cara.

 

La única desventaja es dónde meterla, piensan algunos. Quizás sea el momento de pasar por una tienda de confianza Relax y preguntar sin ningún tipo de compromiso. La variedad de almohadas de viaje en tamaños, formas y conforts es exactamente igual que la oferta de almohadas para descansar en tu cama. Y un consejo más, olvídate de esas “almohadas” improvisadas de plástico que se hinchan. No son almohadas y no descansarás, te dolerá más la zona cervical.

 

Descansa y disfruta del viaje.

Noticias relacionadas

Deja un comentario